Por qué los Estigmas de las ITS y el “Slut Shaming” son Peligrosos*

Cuando algo te causa miedo y vergüenza, solo quieres evitarlo. Saber que existe el riesgo de adquirir una infección de transmisión sexual (ITS) no siempre genera prácticas preventivas (sexo más seguro). El miedo a contraerlas, acompañado por la estigmatización de quienes las padecen, afecta nuestra salud física y emocional porque evita que las descubramos y atendamos de manera adecuada.1,2,3

¿Qué son los Estigmas?

Todas las sociedades del mundo tienen formas de controlar la manera en que sus miembros se interrelacionan. La resistencia al cambio y a lo que consideramos diferente a menudo pueden crear lo que se entiende generalmente como los límites entre lo “bueno” y lo “malo.” Eso da más poder a los grupos de personas que ya tienen más poder en la sociedad.1,2,4

Los estigmas son características o marcas negativas que una sociedad le atribuye a algunos comportamientos y grupos de personas.1,2,4,5,6 Ciertos estigmas modernos provocan muchos miedos, sobre todo el de ser juzgadx por las decisiones que tomas sobre tu cuerpo, tu identidad o tus gustos—especialmente en personas con pussys* y personas de género no conforme. Los estigmas fomentan la discriminación hacia personas considerados como fuera de la norma. Hacen que la sociedad intente evitar estos comportamientos o personas aislándonos a todxs.

Personas que estudian estas cosas agrupan los estigmas en dos tipos: los aceptados y los sentidos. Los aceptados son el rechazo abierto a aquellxs con las características consideradas negativas. Los sentidos son los temores a ser discriminadxs cuando creemos tener dichas características.6

Hablemos del Slut Shaming

Históricamente, las ITS se han construído en el imaginario colectivo como culpa y responsabilidad de las personas con pussy*. Este se llama “feminización de las ITS” y lleva siglos creando la discriminación basada en el género.2,3  De un primer momento donde la totalidad de las personas con pussy* eran las causantes y transmisoras de las enfermedades, se ha reducido con el tiempo a trabajadorxs sexuales y aquellas personas con pussy* que disfrutan con libertad su sexualidad.2,3,7,8

Representa un doble estándar—lamentable y muy aterrador—moral, social y cultural sobre la manera en que debemos comportarnos.2,9 Un doble estándar es cuando ciertos grupos de personas dentro de una sociedad presionan sobre otros grupos para que se comporten en maneras consideradas “buenas” mientras ellxs mismos en privado alientan y consumen los comportamientos que en público denuncuan. Por ejemplo: el comercio sexual o simplemente el deseo por el sexo.2,10 En muchas culturas, es normal y hasta bien visto que machos quieran y buscan sexo. Pero si una persona con pussy* lo hace, es una “slut.”

Además, mientras que se les exige a las personas con pussy* que negar su sexualidad, al mismo tiempo la sociedad nos enseña que de ella proviene nuestro valor. En el ámbito privado nos puede condicionar a buscar el cariño a la sumisión sexual.10

El Peligro de Slut Shaming

Muchos estudios han demostrado que el estigma relacionado con las ITS evitan que las personas con pussy* se atrevan a cuidar de su salud, desde la prevención con el uso de métodos de barrera hasta el seguimiento del tratamiento en caso de haber adquirido una ITS.11 El slut shaming es una de las principales causas de diagnósticos tardíos. Al adquirir una ITS, la vergüenza y el miedo generado por los estigmas pueden dificultar el tratamiento de la misma.1,5,6,8,9  Por el miedo a asistir a una consulta médica donde sean acusadas de promiscuas, la asistencia al ginecólogo suele tardar hasta que se han presentado síntomas difíciles de ignorar.2,6,8  Si los síntomas están peorando, es probable que la condición lo está también. Es decir: los estigmas dañan directamente nuestra salud.

No Más Slut Shaming; Cuida tu Pussy*

No hay tal cosa como pussys* buenas y pussys* malas. Hay pussys* enfermas, maltratadas y pussys* sanas, felices. ¡Infórmate sobre sexo más seguro! Ve al ginecólogo con regularidad, no solo cuando piensas que algo puede estar mal. Y sobre todo, ve tan pronto como pienses que algo podría estar mal. Si cualquier médico te hace sentir vergüenza al respeto de tu vida sexual, denuncialo y busca otrx. No hay razón de tolerarlo. (Si no puedes encontrar un doctor que no te avergüence, intenta con todas tus fuerzas no sentirte demasiadx avergonzadx para buscar ayuda cuando la necesites. Pase lo que pase, no eres unx “slut” y nunca lo serás.)

Si bien existe una relación causal entre el número de parejas y las ITS, esto no se debe directamente al acto sexual, sino a la cantidad de información a la que tienes acceso y a los cuidados que practicas. También depende de tu capacidad de ejercer con libertad las relaciones sexuales.1,6,8,9  Esta libertad implica responsabilidad, por lo que practicar sexo seguro es la mejor manera para cuidarte y disfrutar.

(Sin embargo, también existen contextos donde este ejercicio está condicionado, como suele ser el caso de muchxs sexoservidorxs,9personas con pussy* que padecen relaciones violentas,2,8 y violaciones. Estos contextos ya son de por sí difíciles y no debemos agregar más violencia discriminando a quienes se encuentran en estas situaciones de vulnerabilidad.)

No estás solx; ¡no dejes a otrxs solxs! La solidaridad ha probado ser una forma efectiva de movilizar y legitimar en el campo legal y político las luchas sociales que provocan cambios significativos en el tejido cultural de las mismas.7

Sources

1.  Arellano GMC, Castro VMC. “El estigma en mujeres diagnosticadas con VPH, displasia y cáncer cervicouterino en Hermosillo, Sonora.” Estudios Sociales. 21(42). (2013): 259-278. <http://www.scielo.org.mx/pdf/estsoc/v21n42/v21n42a11.pdf>.

2. Gayet, Cecilia. “Infecciones de transmisión sexual en México: una mirada desde la historia y el género.” Censida: Ciudad de México. Colección Ángulos del Sida. (2015): 370. <http://www.censida.salud.gob.mx/descargas/biblioteca/ITS_en_Mex_una_mirada.pdf>

3. Parker R, Aggleton P,  Attawell K, Pulerwitz J, Brown L. “HIV/AIDS-related Stigma and Discrimination: A Conceptual Framework and an Agenda for Action. Population Council: New York.” Horizons Program. (2002): 22. <https://pdfs.semanticscholar.org/ef36/6210580303e5c23d9e5cb1197b74548c97c2.pdf>.

4. Zucchi EM, Paiva VF, França JI. “Intervenções para Reduzir o Estigma da Aids no Brasil: Uma Revisão Crítica”. Temas em Psicologia. 21(3). (2013): 1067-1087. <https://www.redalyc.org/pdf/5137/513751772017.pdf>.

5. Castro A, Farmer P. “Understanding and Addressing AIDS-Related Stigma: From Anthropological Theory to Clinical Practice in Haiti”. American Journal of Public Health. 95(1). (2005): 53-59. <https://ajph.aphapublications.org/doi/pdf/10.2105/AJPH.2003.028563>.

6. Gutierrez ZL, Cantos SM; Luzuriaga SM; Venenaula OA, Montaño PG, Loor VG. “VPH y cáncer cervicouterino como un estigma social: un estudio desde el punto de vista psicosocial.” Dominio de la Ciencia. 4(4). (2018): 25-35 <http://dominiodelasciencias.com/ojs/index.php/es/article/view/820/pdf>.

7. García J, Parker R. “From global discourse to local action: the makings of a sexual rights movement?” Horizontes Antropológicos. 26. (2006): 13-41. <http://socialsciences.scielo.org/pdf/s_ha/v3nse/scs_a03.pdf>.

8. Muñoz-Laboy M, Vasquez AE, Parker R. “Globalización, violencia estructural y salud: Algunos comentarios desde la inequidad, estigma social y discriminación” Boletín electrónico del proyecto Sexualidades, Salud y Derechos Humanos en América Latina, nº 3, año 1.

9. Torres Falcón, Marta. “Prostitución y violencia de génerol.” Dfensor Revista de derechos humanos. Comisión de derechos humanos del Distrito Federal: México (2011): 20-27. <https://cdhdf.org.mx/wp-content/uploads/2014/05/dfensor_01_2011.pdf>.

10. Sierra, Juan Carlos, Rojas A, Ortega V, MO JD. “Evaluación de actitudes sexuales machistas en universitarios: primeros datos psicométricos de las versiones españolas de la Double Standard Scale (DSS) y de la Rape Supportive Attitude Scale (RSAS).” International Journal of Psychology and Psychological Therapy. 7. (2007): 41-60.<http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=56070104>.

11. Cunningham, Shayna. “Relationships Between Perceived STD-Related Stigma, STD-Related Shame and STD Screening Among a Household Sample of Adolescents.” Perspect Sex Reprod Health. 41(4). (2009): 225–230. <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4334654/>.

Foto: pussypedia.net

*Publicado en pussypedia.net

No comments yet! You be the first to comment.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.